Control de las inmediaciones a la entrada del edificio (escaleras, puertas, accesos interiores).

Control de su utilización por los usuarios. Supervisión de trabajos y servicios subcontratados.